El jefe de Gobierno porteño anunció el lanzamientos de nueve “gaming labs” para que los más jóvenes disfruten sus vacaciones de invierno, pero el presupuesto invertido generó controversia.